Categoria

Amalia Domingo Soler

Amalia Domingo Soler

CIENTO CINCUENTA AÑOS

“Ha muerto en Belgoroff (Rusia) un mendigo de ciento cincuenta años, cuya vida novelesca e interesante tiene episodios realmente fantásticos. Este hombre, llamado Andrés Basisikoff, comenzó a mendigar desde los quince años. Primero se hizo el manco, después el sordo, luego el cojo, más tarde el ciego, y desde los sesenta años en adelante hacía un sordomudo casi perfecto”. “Pues…

Continuar leyendo
Amalia Domingo Soler

SOMBRA… MÁS SOMBRA

SOMBRA… MÁS SOMBRA No pasa un solo día que no reciba alguna carta contándome algún suceso doloroso y suplicándome que averigüe, si es posible, el porqué de un determinado acontecimiento. No siempre puedo complacer a mis hermanos, unas veces porque no tengo médiums disponibles o porque los espíritus se niegan a contestar categóricamente, respondiendo de un modo evasivo, incoherente, que…

Continuar leyendo
Recordaciones
Amalia Domingo Soler

RECORDACIONES

RECORDACIONES ¡Hermosas recordaciones de las noches de mi aldea lejana!… ¡Aún hoy, revuelvo la ceniza de los siglos, para buscar tus reminiscencias, que me llenan el alma de encantamiento y poesía! Noches de primavera, de luna blanquísima, en que yo rociaba con mi llanto las flores del modesto jardín del presbiterio, cuando confiaba a Dios mis oraciones de sacerdote católico,…

Continuar leyendo
Un lecho de flores
Amalia Domingo Soler

EN UN LECHO DE FLORES

EN UN LECHO DE FLORES Cada uno tiene su monomanía, y la mía indudablemente es la de las flores; todas me parecen bellas y encantadoras, causándome mayor ilusión los árboles frutales cuando están floridos, que cuando se inclinan sus ramas al peso del fruto. Mis árboles favoritos son los almendros, que son los primeros en florecer, y siempre han cautivado…

Continuar leyendo
Amalia Domingo Soler

EL AMOR NO ES UN MITO

EL AMOR NO ES UN MITO  Era una noche hermosa de verano, cuando estábamos varios amigos reunidos en el salón del Prado, en Madrid, junto a la fuente de las Cuatro Estaciones. No sé por qué, nos dio la humorada de hablar sobre el Espiritismo y el amor. La discusión era muy animada: casi todos se reían a costa del…

Continuar leyendo
Amalia Domingo Soler

NO HAY DOLOR SIN HISTORIA

 Sigo recibiendo diariamente cartas, cual más conmovedora: ya es una madre que siente repetidas veces los dolores de un próximo alumbramiento y, cuantas veces cree llegado el momento dichoso de estrechar a su hijo entre los brazos, otras tantas se paraliza su cuerpo, queda inerte y el ser que se agitaba en sus entrañas muere dentro del claustro materno, sufriendo…

Continuar leyendo
Amalia Domingo Soler

LA CIENCIA DEL HOMBRE Y DEL BRUTO

 Tiempo es ya de que los sacerdotes, dejen sus antiguos breviarios por los nuevos breviarios científicos. En la ciencia está la fe, en la ciencia está la vida del Espíritu, en la ciencia está el progreso, y en el progreso está Dios. Si el Espiritismo negase la existencia de Dios, del alma, su individualidad y su inmortalidad, las penas y…

Continuar leyendo
Niño ciego
Amalia Domingo Soler

¡MERCEDES!

 En una reunión de dos familias amigas y algunos conocidos, en los jardines de Recoletos, en Madrid, vinieron a aumentar el núcleo el conde de C. y su hija Cecilia, preciosa joven de veinte años, Espíritu alegre, revoltoso, infantil, era el reverso de la medalla del carácter de su padre, hombre grave, severo, taciturno, cuya mirada sinuosa y triste parecía…

Continuar leyendo
Amalia Domingo Soler

AÑO NUEVO, VIDA NUEVA

 Cuando conocí el Espiritismo, al llegar el primer día del año 1873, quise emplear bien sus horas, y me dirigí a un hospital a visitar enfermos, acompañada de una joven amiga, parienta cercana de la superiora de aquel triste asilo. Después de recorrer algunas salas, entramos a ver a la madre Rosario, que nos recibió cariñosamente, llamándome mucho la atención…

Continuar leyendo
Amalia Domingo Soler

EL EGOISMO

EL EGOISMO   ¿Por qué me miraste? ¿Por qué? Porque tú eres uno de los muchos egoístas que pululan en el mundo y justo es que conozcas lo que se dice de vosotros. Dices que yo soy egoísta, ¿Y por qué? ¡Porque me gusta divertirme y no me he fijado en nadie! ¡Qué quieres! Cada uno es como Dios le…

Continuar leyendo
Cerrar

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies