Categoria

Amalia Domingo Soler

Amalia Domingo Soler

¡QUIERO IR AL CIELO!

 Siempre he sido amante de la verdad, y como en las visitas de pésame se miente tanto, nunca he acudido a ver a mis amigos en los primeros momentos de llorar al ser amado, sino después del duelo oficial, cuando en torno de la viuda afligida, o de la madre desolada no ha habido una caterva de seres indiferentes que…

Continuar leyendo
Amalia Domingo Soler

¡ESPÉRAME!

 En busca de luz para mis cansados ojos, fui un verano a Deva, a tomar los baños de su agitador mar; entre los bañistas conocí a un matrimonio, y simpatizamos desde los primeros momentos que nos vimos. Ella era una mujer de cuarenta y cinco años, de distinguidos modales, y él joven de veintisiete años, de arrogante figura y porte…

Continuar leyendo
Amalia Domingo Soler

LA MISIÓN DEL ESPIRITISMO

 No viene el Espiritismo a derribar templo alguno, ni a conquistar uno a uno fieles del catolicismo; que entonces haría lo mismo que las demás religiones, que se disputan santones y milagrosas leyendas; canonjías y prebendas; cuentos y tradiciones. ¡Ah! No; está muy lejos de eso; porque la Escuela Espiritista, es harto racionalista y no quiere el retroceso; sueña con…

Continuar leyendo
Amalia Domingo Soler

EL ORGULLO TAMBIÉN ES UN PECADO

 No hace muchos días que vino a verme mi amiga Alicia, espíritu para mí muy simpático. Es una mujer distinguida, de porte verdaderamente aristocrático, de educación muy esmerada, de vastísima instrucción. Espiritista convencida que lee con gran aprovechamiento todo cuanto se escribe sobre Espiritismo, traduciendo y comentando sus mejores obras sin que su verdadero nombre salga a relucir. Ella sí…

Continuar leyendo
Amalia Domingo Soler

LOS ENEMIGOS DEL ESPIRITISMO

 Es innegable que todas las creencias han crecido entre abrojos; todo adelanto, todo descubrimiento, toda idea nueva ha tenido el indispensable bautismo de la befa, y del martirio muchas veces. Es decir, martirio es todo aquello que nos contraría, pero éste pasa desapercibido para la generalidad: y sólo cuando un hombre marcha al suplicio por defender su doctrina, es cuando…

Continuar leyendo
Amalia Domingo Soler

PLEGARIA

Pocas veces Señor hasta ti elevo mi férvida oración, porque en mi vida de azares y miseria, no me atrevo a elevarte mi voz desfallecida. Yo sé, que tu justicia es inmutable, yo sé, que tu grandeza es sobrehumana, yo sé, que tu creación es admirable, y que la vida eterna de ti emana. Yo sé, que si padezco, es…

Continuar leyendo
Amalia Domingo Soler

EL ESPIRITISMO

Ni los antiguos sabios de la Grecia, ni los grandes pensadores de nuestros días, han podido escribir, ni definir una obra tan perfecta, tan llena de episodios interesantes y de sucesos conmovedores, como encierra ese volumen divino llamado hombre. Ni Voltaire con su profundo estudio del corazón humano, ni el célebre Rousseau con su Contrato Social, ni el inolvidable Lord…

Continuar leyendo
Amalia Domingo Soler

ESTUDIOS SOBRE EL ESPIRITISMO

En mi artículo dedicado al estudio del Espiritismo, por boca del brigadier Montero, me quedaban algunas dudas por aclarar y esperé impaciente la visita de mi amigo, el cual vino a verme a la hora que yo le había citado. Apenas hubimos tomado asiento, le interrogué: -¿Cómo y cuándo empezó usted el estudio del Espiritismo? -Del modo más sencillo. Como…

Continuar leyendo
Amalia Domingo Soler

EL ESPIRITISMO DEBE ESTUDIARSE

Quince personas nos reunimos una noche en Madrid, en el café del siglo, y sólo éramos tres espiritistas: un médico, su esposa y yo. Los demás eran librepensadores, materialistas, ateos del todo. Riéronse grandemente del Espiritismo, diciendo un joven ingeniero, andaluz por más señas, y con mucha gracia: -Señores, hoy he pasado un rato divertidísimo. Vino a verme un condiscípulo,…

Continuar leyendo
Amalia Domingo Soler

UN SABIO SIN CORAZÓN

Durante algunos años ha estado vagando por las aldeas y campos del mediodía de Francia una cuadrilla de gitanos, demostrando a las gentes un fenómeno muy raro. Metido en un cajón, y a través de un cristal, mostraban un muchacho salvaje, diciendo que carecía en absoluto de extremidades inferiores y que hablaba una lengua extraña y bárbara. Pero el muchacho…

Continuar leyendo
Cerrar

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies