Categoria

Amalia Domingo Soler

Ayer y hoy
Amalia Domingo Soler

!AYER Y HOY!

Siguiendo mis estudios en la gran Biblia de la humanidad, encuentro a veces seres que despiertan en mi un interés vivísimo; los miro, los contemplo, trato de intimar con ellos, hasta que consigo que me cuenten una parte de su historia, y digo entre mi: no me había engañado, este Ser es un volumen preciosísimo, se puede aprender escuchando sus…

Continuar leyendo
A una escritora
Amalia Domingo Soler

A UNA ESCRITORA

I Amiga mía; que una persona ignorante que no conozca siquiera la forma de la O, haga preguntas inoportunas e impertinentes, lo encuentro muy lógico natural, porque al olmo (como dice un refrán) no se le pueden pedir peras, ni a las zarzas espinosas blancas azucenas y delicadas violetas, de igual manera al individuo que anda en dos pies por…

Continuar leyendo
La caridad
Amalia Domingo Soler

LA CARIDAD

LA CARIDAD El anciano Turiri, príncipe de Bagdad, era muy rico, muy sabio, y pasaba por eminentemente virtuoso. En su palacio, donde los mármoles y los metales preciosos imitaban con sus cincelados, los árboles y las flores. En sus jardines, donde las flores y los árboles imitaban con su esplendor los metales y las pedrerías. Mantenía a hermosas mujeres, exigiéndoles…

Continuar leyendo
Amalia Domingo Soler

LLEGÓ LA HORA

Vuelvo a deciros lo que os dije antes, preciso es el progreso la buena nueva; que han llegado los críticos instantes de una terrible y espantosa prueba. Los odios con los odios se combaten, la venganza se agita enloquecida; los corazones angustiados laten y más de un pobre loco es fratricida. Los de arriba, castigan iracundos, los de abajo, preparan…

Continuar leyendo
Un ramo de violetas
Amalia Domingo Soler

UN RAMO DE VIOLETAS

Entre los amigos que dejé en Madrid, se cuentan Don Andrés del Valle y su esposa, Cristina Ruiz: son dos seres unidos por verdadero cariño. Una tarde fui con ellos a un lindo huerto de su propiedad, que cultiva Andrés con mucho esmero. Me llamó la atención los muchos cuadros que había de violetas. -¡Qué delirio tenéis por esta flor…

Continuar leyendo
El vestido blanco
Amalia Domingo Soler

EL VESTIDO BLANCO

Estando un verano en una determinada ciudad fui una tarde a pasear por el campo con unas amigas, y Celia nos propuso visitar una quinta habitada por una familia amiga suya. Aceptamos y fuimos a una mansión que parecía un palacio de hadas. Los dueños de la posesión nos recibieron afectuosamente, sin saber por qué, me llamó la atención un…

Continuar leyendo
Cerrar

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies