¡ESPÍRITUS PEQUEÑOS!

 Un lecho de floresHemos dicho muchas veces que nosotros no buscábamos los grandes hombres en los escaños de los ateneos, ni de las academias, ni del congreso, ni del senado; estudiamos a la humanidad no cubierta con el esplendor de la gloria, sino en posición más humilde y más oscura.

¡Cuántas veces vemos a un hombre vestido con la blusa del obrero que denota pobreza y humildísimo origen, con las manos ennegrecidas, revelando en todo su porte al jornalero; y al mirar su frente, al observar la impresión de su semblante, decimos: he aquí un hombre que vive fuera de su centro!… y si tenemos ocasión de tratarle, casi siempre nos convencemos, que no es el hombre más grande, porque tenga títulos académicos; que hay muchísimos que pasan desapercibidos y sin embargo son verdaderas notabilidades.

Dentro del credo de las distintas escuelas que se disputan en este mundo el patrimonio de la verdad, notamos más lo que decimos.

Casi siempre los que más brillan, los que aparecen como las primeras figuras, cuando llegan esos lances supremos de la vida, en que se necesita de toda la energía del Espíritu, entonces es cuando flaquean, entonces es cuando echan por tierra el castillo de naipes que levantaron y se perjudican así mismos y al credo que sustentan.

En la escuela espiritista, tropiezan muchos de sus adeptos con un gran inconveniente.

El Espiritismo racional, si bien nunca tomará en sus manos la piqueta demoledora para destruir un templo, dejará vivir todas las religiones, porque su misión no es emplear la fuerza bruta; en cambio se abstendrá de rendir culto a una religión determinada puesto que el Espiritismo, escuela filosófica por excelencia, comprende muy bien que el rito de las religiones, ni pierde ni salva al Espíritu; podrá ser freno para ciertos seres ignorantes, habrán sido de gran utilidad los formalismos religiosos en otras épocas; pero hoy por hoy, el hombre que piensa, no necesita de ningún templo, ni de ningún sacerdote, tiene la ley civil que sanciona, que reconoce su nacimiento, su casamiento y su defunción; y para elevar su pensamiento a Dios, le basta mirar al espacio, y en él encuentra escritos los divinos salmos que el David eterno de los siglos entona en alabanza a su Creador.

Pues bien; muchísimos espiritistas separados de la religión de estado por sus nuevas condiciones, cuando se casan tratan de unir la filosofía racionalista con el formalismo religioso, y acuden a la iglesia para no dar (como ellos dicen) un escándalo.

Tienen hijos y para que el mundo no mire mal a los chiquillos, los bautizan porque hay que estar más bien con los hombres que con Dios; y cuando se mueren, si tienen tiempo confiesan, reciben los últimos sacramentos para que su familia no experimente trastornos y pueda verificarse el entierro con toda tranquilidad, y se cuidan de todo lo que concierne a este mundo, por aquello de, donde quiera que fueres haz lo que vieres.

¿Y qué sucede con semejante adepto? La escuela más adelantada de nuestros días que es el Espiritismo racional, no cree como debería creer, no vive como debería vivir, no se engrandece como se debería engrandecer, porque sus mejores ramas, se desprenden del tronco y se injertan con otro árbol enfermo.

Nos dicen muchos espiritistas, que todo no se puede hacer de una vez, que hay que dar tiempo al tiempo, que aún no ha llegado la hora; pero todos estos subterfugios no nos convencen.

Nosotros decimos que alguno ha de comenzar; que si la ley civil no legitimara los actos más grandes de nuestra vida, claro está, que por vivir dentro de la más estricta moralidad, habría que acudir a la religión de estado; pero no siendo necesario dar este paso para vivir honradamente, se comete una solemne torpeza, se da prueba de ser un Espíritu pusilánime, se demuestra no tener convicción en lo que se cree, y se manifiesta apreciar muy poco su credo filosófico cuando se abandona en los momentos críticos.

Muchos dicen: No puedo evidenciarme, vivo del público; si no tengo trabajo no puedo mantener a mi familia.

¡Espíritus pequeños! Vuestra fe es tan grande como un grano de mostaza; a nadie por ser leal a su idea le falta el pan.

Podrá faltarle el lujo, la abundancia, lo superfluo, pero nunca lo necesario, lo indispensable para vivir; y para prueba de ello vamos a referir un episodio digno de ser imitado por aquellos que se llaman sabios, que muchos con toda su sabiduría, son en realidad almas pequeñas, almas vulgares, adheridas al terruño de la Tierra que ni siquiera vislumbran los espacios infinitos.

Hace algún tiempo conocimos a un hombre joven, de cuerpo mediano, con ojos de fuego, cabeza bien modelada, en la cual bullen y se agitan las ideas más adelantadas tanto en política como en religión; su oficio es humilde, es un pobre zapatero que tiene una tiendecita en una población de segundo o tercer orden.

De talento natural, sin tener grandes estudios, tiene en cambio mucha comprensión y mucho sentimiento; ama a sus hijos con delirio, pero quiere más a sus ideas: es un Espíritu, amantísimo de su progreso; quiere el engrandecimiento de todo, y a él sacrifica las mezquinas conveniencias sociales.

Él fue el primero que en su pueblo natal celebró el casamiento civil con una jovencita, y como es natural, todos le señalaban con el dedo y muchos amigos le decían:

-Te vas a quedar sin parroquianos.

-Qué pequeños sois! Les contestaba él.

Y luego decís que creéis en Dios… yo que nunca lo nombro quizás creo más que vosotros. ¡Hipócritas! Que leéis el evangelio y no confiáis en él.

¿No dice Jesús, por la verdad seréis salvos? ¿Cómo queréis que yo me pierda rindiéndole culto a la verdad?

Podrá ser que yo no me haga rico, pero descuidad, que lo que es el pan no le faltará a mi familia.

Y nuestro amigo siguió viviendo sin dársele un bledo de las habladurías de que era objeto.

Como la generalidad de los hombres, nuestro amigo Juan vive íntimamente solo, su esposa no le comprende, sólo encuentra en ella esa obediencia pasiva, esa sumisión forzada que tiene el alma.

De manera que todo el fuego de sus ideas abraza su cerebro, y en él deposita su hirviente lava.

Su primer hijo, (lo mismo que los demás) no recibió el agua del bautismo; pero nos fijamos en el primero por lo que aconteció.

Si escándalo produjo su casamiento, mayor si cabe le ocasionó el bautizo civil; pero él tranquilo y sereno abrazaba a su hijo y exclamaba:

-Dicen que estás moro… ¡Imbéciles! Cuando Dios crea los espíritus les da el bautismo del progreso.

Yo no quiero nada de lo que han inventado las religiones; tengo bastante con lo que hace Dios.

Durante seis meses todo fue bien en la casa de Juan; el niño amamantado por su madre iba creciendo; mas aquella enfermó y el pequeño se encontró sin alimento; y nuestro amigo se apresuró a buscarle una nodriza a su hijo en un pueblo cercano; pero con su natural penetración, midió el abismo en que estaba hundido y su profundidad le causó vértigos.

En una población tan ignorante, tan esclava de las fórmulas, un niño sin bautizar era la personificación del diablo, y si la mujer que lo tomara a su cargo después de tenerle se enteraba de que aquel niño no estaba bautizado, sería hasta capaz de cometer un crimen, porque el fanatismo religioso en las montañas es capaz de todo, porque los montañeses viven en plena edad media; así es que Juan se propuso jugar limpio, para evitar un lance funesto o que trataran mal a su hijo creyéndolo un endemoniado.

Después de buscar por distintos lados, se presentó en casa de nuestro amigo una mujer de la montaña acompañada de su marido.

La nueva nodriza que era sana y robusta, tomó al niño en sus brazos lo acercó a su pecho y el raudal de la vida calmó el llanto desconsolado del pequeñito; y Juan respiró al ver que su hijo ya tenía cuanto necesitaba.

Se convinieron en el precio, y nuestro amigo decidió acompañar a la nodriza hasta el pueblo cercano donde aquella tenía su domicilio.

Juan durante el camino, rodeó la conversación sobre los adelantos y costumbres modernas viniendo a parar en el casamiento civil, y nuestro amigo aprovechando la oportunidad les dijo sonriéndose:

-Aquí donde ustedes me ven, yo estoy casado civilmente y a ninguno de mis hijos le llevaré a bautizar; este fue al registro civil y nada más, que en el mero hecho de nacer ya lo ha bautizado Dios.

Al oír la aldeana semejantes palabras, le miró con espanto y alargándole a Juan el niño le dijo a su marido:

-Ven Antón ven, vámonos de aquí que yo no le doy mi sangre a una criatura que no está bautizada, que caería en pecado mortal.

Juan le hizo profundas reflexiones y con la amargura en el alma volvió a su casa, dejó al niño en la cuna y se fue a la calle porque se ahogaba dentro de su casa, camino a la ventura hablando solo, diciendo estas o parecidas frases:

-¿Es posible que en este miserable mundo si no se miente no se puede vivir?

Yo que quiero a mi hijo más que a mi vida, yo que me miro en sus ojos, yo que espío sus menores movimientos, para sorprender su primera sonrisa, y que esa sonrisa sea para mí; yo que vivo de su misma vida… yo lo condeno a padecer hambre, yo le quito el calor de un pecho amigo, porque no quiero ser hipócrita, porque no quiero acatar las leyes dogmáticas que rechazan mi razón.

Yo que amo a Dios en su obra, lanzo sobre mi hijo el estigma de endemoniado.

¡Juan! ¿Qué tienes? Las circunstancias quieren obligarte a que te hagas traición a ti mismo, ¿Te la harás? No; no me la haré; si es que hay un Dios en el Universo, yo no puedo ser víctima de tanta injusticia y de tan malvada hipocresía.

Y el pobre padre corría como un loco huyendo de sí mismo.

Al fin fue a encontrar a varios amigos, y al contarles lo que le pasaba, más de uno le ofreció que su esposa iría a calmar el llanto de su pobre niño.

Juan al escucharlos sintió que su corazón apresuraba latidos, que en sus sienes las pulsaciones amenazaban romper su frente y el llanto del agradecimiento afluyó a sus ojos como rocío bendito, para reanimar las muertas flores de su esperanza.

Volvió a casa después de algunas horas y en ella encontró a la nodriza, que sin duda hubo de tomar informes y al decirle cuantos conocían a Juan que era un hombre excelente, capaz de hacer un sacrificio por cualquiera, que nunca se había quedado con nada de nadie, que cumplía religiosamente con todos sus deberes, que era lo que se llama un verdadero hombre de bien, se disiparon sus escrúpulos y arrepentida de lo que había hecho, venía por el niño prometiéndole cuidarlo con el mayor esmero.

Juan alma franca y leal, al verla se sublevó todo su ser, la miró con profundo desprecio, y entre otras cosas le dijo:

-Hacéis bien en venir por esa criatura, porque a ella le debéis la vida; tened entendido que si no hubiera sido por mi hijo al que no quiero deshonrar, os hubiera… no sé lo que hubiera hecho de vos en la mitad del camino al devolverme mi hijo… ¡Mi hijo!

Negarle el alimento a mi hijo… que por no sentirle llorar iría yo al fin del mundo de rodillas, si con esa peregrinación pudiera alimentarlo. Lo que me habéis hecho sufrir es peor que mil muertes, y el que hiere tan alevosamente como vos me habéis herido, merece que le paguen con la misma alevosía.

¡Oh! Si no hubiera sido por mi hijo me hacéis cometer un crimen, a mí… a mí que derribaría todos los cadalsos de la Tierra, a mí que sólo sueño con la fraternidad universal… maldito fanatismo religioso que ha servido de instrumento a tantos crímenes.

Al fin la nodriza se llevó al niño cuyo Espíritu dulce y afectuoso en extremo, se captó el cariño de cuantos le rodeaban, hasta el punto que cuando concluyó el tiempo de su lactancia no querían devolver a Juan aquel niño que meses antes le dejaron y huyeron de él como se huye de una fiera; la nodriza llegó a quererlo con delirio.

Aquellos ilusos fanáticos tuvieron que convencerse de que una criatura puede ser buena, dócil y cariñosa sin haber recibido el agua del bautismo.

Tres o cuatro hijos tiene Juan, y ninguno por consiguiente ha sido bautizado.

Su esposa siente que sus hijos no puedan ir a las procesiones a lucir como los demás y les dice a los niños:

-No vais, no disfrutáis, porque vuestro padre no quiere.

Y Juan dice:

-¡Señor! Tú ves mi corazón, yo quiero que mis hijos te adoren en Espíritu y en verdad; quiero que te comprendan para que te glorifiquen con sus buenas acciones; quiero que sean racionalistas y lo serán.

Mi esposa me reconviene, me acusa, le hace creer a mis hijos que yo tengo un placer en mortificar a estos pedazos de mi corazón, pero tú Señor bien sabes las aspiraciones de mi alma.

No quiero religiones absurdas, quiero la filosofía de la razón; no quiero tinieblas, yo busco la luz, la irradiación de la verdad suprema.

Y así vive Juan, luchando con innumerables contrariedades, pero sin doblegar por un segundo su enérgica y decidida voluntad.

He aquí un hombre que honra la escuela a que pertenece; si todos fueran como él, no habría tanta doblez; no estaría la hipocresía tan enseñoreada por el mundo; y la doctrina esencialista, el Espiritismo racional difundiría mucha más luz de la que difunde hoy.

No nos gusta la predicación fuera de tiempo, no somos amigos de hablar a tontas y a locas como se dice vulgarmente; no le exigiremos al que dependa precisamente del estado, al que desempeñe un cargo oficial, que haga alarde de sus ideas, pues muy bien se puede creer sin necesidad de ponerse en evidencia y perjudicarse, perjudicando a los suyos; pero los hombres de posición independiente, los que viven fuera de los centros oficiales, esos, debían ser todos como nuestro amigo Juan, ser o no ser.

¿Qué sostén le darán a su escuela los hombres que en tan poco la tienen que la proponen y siguen rutinariamente al formalismo de una religión en la cual no creen pero que la aceptan porque no digan?

Y que digan ¿Qué importa? ¿Se debe esconder acaso el espiritista como el que comete un fraude, como el que hace moneda falsa? No, el espiritista debe ser franco, noble, digno, leal, debe creerse honrado con llamarse deista racionalista y no mendigar bendiciones y responsos para el descanso de su Espíritu, cuando sabe que el Espíritu no se salva con oraciones pagadas, sino con buenas acciones.

Muchos dicen: para evitarle disgustos a la familia, tengo que violentarme; no vemos la razón, ¿Quizá la familia de la Tierra ha de ser la rémora del progreso y del engrandecimiento de una escuela?

¿Qué vale los escrúpulos de algunas mujeres ignorantes y fanáticas con el deber que tiene cada Espíritu de sostener el credo que profesa?

¡Cuánto nos alegraríamos que hombres como Juan se encontrasen en todas partes; especialmente afiliados al Espiritismo! Así se evitarían escenas, unas violentas y otras ridículas.

Cuando algunos espiritistas van a la iglesia, o reclaman sus deudos, una tumba que en realidad no les pertenece, porque si durante su vida no practicaron las formas de una religión, ¿Con qué derecho han de pedirle una sepultura en sus cementerios? ¡Cuánta debilidad! ¡Cuántas anomalías! ¿Y todo por qué? Porque hombres como nuestro amigo Juan hay muy pocos y se necesitaría que hubieran millones como él; que no se doblegaran por vanas exigencias sociales; que se implantaran costumbres de no ocultar el hombre lo que siente.

Nosotros admiramos esos Espíritus fuertes, entre los cuales destaca en primera línea nuestro amigo Juan, hombre que verdaderamente confía en Dios, y se crea una familia racionalista; que no sacrifica sus creencias por un mezquino interés y con su noble conducta se adquiere el respeto y la consideración de todos los libres pensadores.

Razón tenemos en no buscar los grandes hombres en los grandes centros, a veces en la humilde tiendecita de un pobre zapatero se encuentra un Espíritu cuya comprensión, y adelanto le engrandece.

No son los títulos académicos los que hacen grande al hombre; el que navega en aguas de la verdad, arribará al puerto del progreso, no hay que dudarlo, ¡La verdad es la vida!

 

Amalia Domingo Soler