Etiqueta

odio

Amalia Domingo Soler

NO SABEIS LO QUE PEDÍS

Es indudable que la disgregación de la materia impresiona dolorosamente, no sólo cuando esa crisis se verifica en individuos de nuestra familia o de seres amigos: un enfermo que camina lentamente al sepulcro y un muerto que cae en la fosa le causa pena su contemplación al más indiferente. Si es un niño se exclama: ¡Pobre ángel! ¡Pobre flor en…

Continuar leyendo
Amalia Domingo Soler

ODIOS DE AYER

 De Isabela (Puerto Rico) me mandaron hace tiempo una carta, cuyo contenido da lugar a dolorosas reflexiones; en ella me pedían que preguntase al guía de mis trabajos el porqué de la terrible expiación de un desventurado para estudiar en el relato de ultratumba y en la contemplación de un ser verdaderamente infortunado. Yo, que tanto consuelo he debido al…

Continuar leyendo
Amalia Domingo Soler

LA VENGANZA INVISIBLE

    Hojeando varios periódicos, leímos hace pocos días el suelto siguiente: La aristocracia inglesa cuenta entre sus miembros con un lord excéntrico que tiene la manía de matar a sus semejantes. Este feroz maniático se entregaría quizás a su placer favorito en la intimidad, matando a las personas de su familia, pero este género de sport es peligroso para…

Continuar leyendo
Amalia Domingo Soler

¿QUÉ DEBEN HACER LOS ESPIRITISTAS?

Unirse en estrecho abrazo al coloso del progreso, y del fatal retroceso abandonar el regazo; desatando el doble lazo que nos une a nuestro ayer; procurar cada uno ser de su propio redentor; dándole el mismo valor al derecho y al deber. Que la mejor propaganda de nuestra filosofía, es ser mejor cada día que así el progreso lo manda,…

Continuar leyendo
Amalia Domingo Soler

LA ETERNA JUSTICIA

¡Cuánto me ha hecho reflexionar dos sueltos que leí en  El Diluvio! ¡Qué contraste forman! ¡A cuantas y cuan profundas consideraciones se prestan! Para que mis lectores vean que tengo razón al impresionarme, copio a continuación las dos noticias:   UNA HAMBRIENTA Una pobre mujer quiso anoche suicidarse arrojándose por el viaducto de la calle de Segovia; pero tan extenuada…

Continuar leyendo
Amalia Domingo Soler

COMPLICIDAD Y ENCONO

    Aunque continuamente están ocurriendo desgracias, hay accidentes tan terribles que impresionan más profundamente que los demás sucesos, y lo ocurrido últimamente en la Barceloneta, asombra, espanta, aterroriza, y deja en la mente tan dolorosa huella, que aunque los días pasan, parece que aún se está viendo el cuadro ¡Qué horror! Juzguen mis lectores.   TERRIBLE ACCIDENTE Poco después del…

Continuar leyendo
Jose Aniorte Alcaraz

LA EVOLUCIÓN ES UNA LEY DE DIOS

  En todos los tiempos, y en todos los pueblos, se ha realizado un trabajo importante en la evolución de la humanidad. Esta evolución es perpetua e incesante, es la obra del Espíritu humano en sus esfuerzos por elevarse, bajo la influencia del Espíritu Divino, hacia el conocimiento integral de las leyes que rigen el destino de la vida. Esta…

Continuar leyendo
Amalia Domingo Soler

¡CUÁNTAS  LÁGRIMAS!

De Cayey (Puerto Rico), me enviaron el suelto que copio a continuación, acompañado de fervorosas súplicas para que preguntara a mis espíritus protectores sobre el pasado de esas dos inocentes criaturas que han llenado de sombra el hogar de sus padres. El relato no puede ser más conmovedor. Leamos: DOBLE DESGRACIA EN CAGUAS. Dos niños cayeron en un profundo charco…

Continuar leyendo
Amalia Domingo Soler

¡JUSTICIA ETERNA!

Suceden en la Tierra casos tan extraordinarios, que se dice con profunda convicción: ¡Cuantas injusticias! ¡Cuántas atrocidades se cometen en este mundo! ¡Cuán ciega es la justicia humana! Condenando a seres inocentes, no sólo a prisión, más o menos larga, sino que lleva su inaudita ceguedad hasta condenar a muerte a infelices que la fatalidad hizo aparecer culpables, estando en…

Continuar leyendo
Amalia Domingo Soler

EL ÁRBOL SECO

Hace algunos días que, buscando reposo para mi intranquilo Espíritu, salí al campo, donde siempre encuentro algo que admirar, algo que me haga pensar en la grandeza de Dios, manifestada en la naturaleza. Me senté al pie de un álamo y maquinalmente miré a un árbol seco que había cerca de mí; su tronco, ennegrecido y carcomido por el tiempo,…

Continuar leyendo
Cerrar

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies