Amalia Domingo Soler

AÑO NUEVO, VIDA NUEVA

 Cuando conocí el Espiritismo, al llegar el primer día del año 1873, quise emplear bien sus horas, y me dirigí a un hospital a visitar enfermos, acompañada de una joven amiga, parienta cercana de la superiora de aquel triste asilo….

Continuar leyendo