Jose Aniorte Alcaraz

EL ESPÍRITU NO RENACE NI MUERE

  Es verdad que el Espíritu se reencarna, pero no nace, no crece, no envejece y no muere; es el cuerpo físico el que nace, crece, envejece y finalmente muere. El Espíritu es un reflejo de la inmensa Luz de su Creador, que ilumina todo el Universo, y no puede ser destruido porque es eterno. Cuando el Espíritu ya puede…

Continuar leyendo