Amalia Domingo Soler

LA CARIDAD

-¡Qué madrugador te has vuelto, muchacho! No dejas descansar a nadie en la casa. ¿No sabes que una de las obras de caridad es no molestar al que duerme? -¡Ah! ¿También la caridad se mezcla en esas pequeñeces? -No son…