Amalia Domingo Soler

SE DEBE ENTRAR POR LA PUERTA, PERO NO POR LA VENTANA

 Dije hace mucho tiempo que, de cien centros espiritistas, si me fuera posible haría cerrar gubernativamente noventa y nueve; y recuerdo que el general D. Pascual de Lacalle, espiritista de muy buena fe, al que yo llamaba el aristócrata del presente y demócrata del porvenir –alma de niño, vestida de soldado-, vino a verme diciéndome que parecía mentira que yo…

Continuar leyendo