Amalia Domingo Soler

NO SABEIS LO QUE PEDÍS

Es indudable que la disgregación de la materia impresiona dolorosamente, no sólo cuando esa crisis se verifica en individuos de nuestra familia o de seres amigos: un enfermo que camina lentamente al sepulcro y un muerto que cae en la fosa le causa pena su contemplación al más indiferente. Si es un niño se exclama: ¡Pobre ángel! ¡Pobre flor en…

Continuar leyendo