Decía un filósofo que encontrar la felicidad dentro de casa es muy difícil, pero hallarla fuera de casa es totalmente imposible.

Durante la representación del drama, “Vida alegre y Muerte triste”, experimentamos tan dolorosa ansiedad, filosofamos tanto, hicimos tantas reflexiones y éstas fueron tan amargas y tan profundas, que comprendimos perfectamente que un ser de ultratumba deseaba comunicarnos sus impresiones; pues a borbotones arrojaba en nuestro cerebro millones de ideas que en diferentes conceptos todos venían a expresar lo mismo: ¡Remordimientos!… pero remordimientos horribles, remordimientos que no se conciben si no se experimentan, si no se sienten sus agudas espinas que se clavan sin piedad en todo nuestro ser.

Los grandes dolores nos atraen, parece que estamos en nuestro centro cuando conversamos con espíritus que sufren, pero que sufren racionalmente, que exponen su dolor sin destrozar médiums ni hacer violentas contorsiones; por eso aceptamos la inspiración de todos aquellos que nos cuentan sus pesares dentro de los límites racionales, que nunca deben éstos traspasarse, porque al hacerlo se tocan funestísimas consecuencias; en cambio, cuando el Espíritu respeta al médium y éste se ofrece de buena voluntad a trasladar sus pensamientos por medio de la escritura, ¡Qué enseñanzas tan profundas se obtienen, qué ventajas tan inmensas reportan a la humanidad las comunicaciones de los espíritus ¡Cuánto ensanchan los horizontes de la vida! ¡Cuántos desesperados se detienen al borde del abismo! ¡Cuántos odios se reprimen! ¡Cuántas impaciencias desaparecen! ¡Cuántas contrariedades se dulcifican! ¡Cuántos vicios se refrenan!

¡Bendita, bendita mil y mil veces las comunicaciones de los Espíritus!.

Y tú, compañero invisible, que aumentas con tu fluido la agitación de nuestros pensamientos, derrama en nuestro cerebro una parte de tus ideas, que, sean cuales sean tus crímenes, nosotros simpatizamos contigo porque sufres, y deseamos relatar tus sufrimientos, primero porque sirven de enseñanza, segundo porque el que cuenta sus penas queda consolado, y nadie necesita de más consuelo que aquel que ha pecado mucho.

Dices bien, mujer, para curar a los enfermos estudian los médicos, y enfermos son todos aquellos que han perdido centurias de siglos entregados a los más vergonzosos y deplorables desaciertos.

Bien has definido las ventajas que resultan de las comunicaciones de los espíritus, pues ese cambio de impresiones es altamente beneficioso a la humanidad que necesita convencerse que no todo acaba aquí, que hay tras de la vida alegre, una muerte muy triste, y tras de esta muerte una eternidad de dolor, una soledad que nunca se acaba, unos remordimientos que jamás se extinguen, una serie de existencias cada cual más dolorosas, en las cuales se carece de los purísimos afectos del alma, en las que el padre encuentra hijos rebeldes, esposa infiel y amigos ingratos; y la mujer se ve postergada después de haber sido comprada o seducida, sin que la sombra de un hombre le preste amparo, sin que la maternidad le conceda sus santos dolores y sus inefables alegrías.

Todos los seres que no forman familia expían los abusos cometidos con la familia que tuvieron ayer y que no supieron apreciar; y los que tienen deudos ingratos, es porque en realidad no merecen ser amados; y esta certidumbre es necesario, muy necesario que se arraigue en la humanidad, hay que demostrar que no existen los lugares pintados por las religiones, pero sí, la eternidad de la vida con sus inacabables remordimientos, con su interminable soledad, con esa angustia que no tiene nombre en el lenguaje humano.

Yo soy una de esas víctimas de sus propios desaciertos, yo vivo muriendo hace muchos siglos, mas todos mis propósitos de enmienda son nulos cuando en mis sucesivas encarnaciones llego a la hermosa edad de la juventud, cuando mi cuerpo ágil y fuerte, embellecido por la perfección de las formas físicas, reflejando en mis ojos los resplandores de las más vivas y enérgicas pasiones, se siente dominado por una atracción irresistible hacia la mujer, hacia la Venus impersonal.

Para mí no tiene atractivos una mujer, es la mujer, sin reparar para satisfacer mis antojos, que ésta tenga lazos que la separan de la vida pública, mejor dicho, de la vida social. He perseguido a la mujer no porque la amara, no porque me sedujeran los encantos de una más que otra, no; la encontraba en mi camino y la hacía víctima de mi desenfrenado libertinaje y luego era el rechinar de dientes cuando dejaba la Tierra y veía que no había dejado tras de mí, más que las huellas del dolor y del escándalo.

¡Cuántas horas perdidas en las asfixiantes orgías! ¡Cuántas mujeres maldiciendo la hora en que me conocieron! ¡Cuántos niños inocentes abandonados a la caridad pública y a la beneficencia del estado! ¡Cuántas víctimas sacrificadas en aras de mis brutales deseos! Mas esto había de tener un término, alguna vez había de escuchar una voz que me dijera: ¡Detente! Llegó la hora de comenzar a sentir, y en mi última existencia que pertenecía a la clase más alta de la sociedad, siendo yo muy joven, conocí a una mujer hermosísima, y si bello era su rostro más bella aún era su alma. Era el ángel tutelar de su anciano padre que estaba postrado en el lecho del dolor hacía muchos años y Leonor era su providencia.

La vi, y la deseé, comprendí que su padre me estorbaba, compré la conciencia del médico que le asistía, y éste puso fin a la existencia del anciano, y yo vendiendo protección a la pobre huérfana, simulé un casamiento y Leonor fue mía creyendo que llevaba mi nombre.

Al poco tiempo un nuevo deseo me hizo olvidar a la que me decía ruborizada: ¡Conozco que voy a ser madre; esposo mío! Y sin sentir el más leve remordimiento abandoné a Leonor y me marché a lejanas tierras sin acordarme ni por un segundo que había hecho la desgracia de un ángel.

Pasaron 20 años, acontecimientos políticos me tuvieron separado de mi patria, y cuando una amnistía general me permitió volver al solar de mis mayores, el mismo día que llegué al lugar de mi nacimiento, una joven hermosísima atrajo mis miradas y despertó mis ardientes y volcánicos deseos.

Ella también me amó por más que había gran desigualdad en las edades; era huérfana, su madre murió al darla a luz, de su padre nadie le había dado la menor noticia, y en los asilos de beneficencia pasó su infancia y parte de su juventud, pues no tenía familia alguna.

Tan pobre como virtuosa, vivía con el producto de sus labores; hice cuanto fue posible por seducirla.

Todo fue en vano, prefería la muerte a la deshonra. Yo apelé a los inicuos medios que emplean los seductores de oficio, y Juana, la incomparable Juana, fue mía completamente mía narcotizada, y cuando yo ciego, delirante, loco, frenético de placer contemplaba aquella hermosa estatua, ví ante mí, la figura de Leonor que me dijo con amarga y desgarradora ironía:

¡Goza en tu obra desventurado! Has profanado a nuestra propia hija, Espíritu rebelde… despierta al fin para el remordimiento!

Yo no sé lo que experimenté, pero puedo asegurar que mi razón recibió tan ruda y violenta sacudida que enloquecí por completo y pasaba los días arrodillado llamando a mi hija, la que murió, según supe después, sin conocer su deshonra, puesto que no volvió a despertar.

Yo no recobré la razón en la Tierra, siempre me veía perseguido por dos mujeres, me arrodillaba ante ellas y les pedía perdón, ora llamaba a mi hija lanzando gritos aterradores, y aquel hombre apuesto y elegante de ensortijada cabellera negra como las alas del cuervo, de mirada magnética, de fuerza hercúlea, valiente hasta la temeridad, se vió reducido a vivir algunos años del modo más deplorable, atado fuertemente a un anchuroso sillón, con la cabeza rapada, cubierta con un capuchón negro, encogidos todos los miembros, temiendo siempre ver las sombras de Leonor y Juana, a las que de continuo pedía humildemente perdón: sirviendo de befa y escarnio a mis numerosos criados, que se gozaban en atormentarme presentándome una joven diciéndome: vamos, no te desesperes, que aquí está tu adorada Juana; entonces yo me enfurecía, pero todos mis esfuerzos eran vanos, porque fuertes ligaduras me impedían moverme; concluyendo por llorar como un niño suplicando que me encerraran para que nadie entrara en mi aposento: y así viví algunos años, muriendo en una noche de enero abandonando de todos mis servidores, sin que una mano piadosa cerrase mis ojos, sin que unos labios compasivos se posasen en mi frente; sólo un perro, que pertenecía a uno de mis administradores, fue el único que me acompañó en mis últimos momentos, aullando tristemente cuando me vió sin movimiento alguno; cuando con el maravilloso instinto, mejor dicho, inteligencia que distingue a la raza canina, comprendió que mis sufrimientos habían terminado.

¡Qué alegría tuvieron mis parientes al saber mi fallecimiento! Se me hicieron solemnes exequias, ¡Y qué mal contrastaban los negros crespones que pendían de las altas bóvedas del templo con el semblante risueño y satisfecho de mis deudos! ¡Qué amarga irrisión los salmos y lamentaciones con los cálculos de si mi fortuna ascendía a tanto o a cuantos millones!

¡Todo lo vi¡ ¡Todo lo presencié! Era justo que así sucediera, era preciso que comenzara a sentir, y el recuerdo de mi hija mancillada por mi desenfrenado libertinaje ha sido mi terrible pesadilla, Leonor y Juana son las sombras que más me atormentan, puesto que a la primera le asesiné a su padre labrando su desventura, y a la segunda le causé la muerte después de profanarla; nada me dijeron la dulzura de sus grandes ojos, su angelical sonrisa, la suavidad de su voz, la castidad divina de todo su ser, ella me decía: yo te amo, pero mi amor no es como el tuyo, yo velaría tu sueño, yo prevendría tus menores deseos, yo sería feliz viéndote dichoso, yo creo que Dios me ha puesto en tu camino para despertar tus sentimientos sin que por esto saciemos el uno en el otro los apetitos de la carne.

Ámame como yo te amo, como se deben amar los ángeles. Y cuando así hablaba, en lugar de purificarse mis deseos parecía que plomo derretido circulaba por mis venas y más se avivaba mi loca y satánica pasión.

¡Cuán criminal fui y cuán dolorosa es hoy mi existencia! No precisamente porque mis víctimas se levanten amenazadoras, no; todas, me han perdonado; es porque tengo inteligencia suficiente para conocer cuánto me queda que sufrir, ¡Qué serie de encarnaciones me aguardan tan tristes y dolorosas! Yo tendré hijos que sonreirán un momento en mis brazos y luego me dejarán, ora porque sean ingratos o bien porque la muerte me los arrebate, y tendré que morir solo y abandonado como han muerto mis pobres hijos víctimas de mi cruel indiferencia.

Yo seré cien veces engañado porque no soy digno que ninguna mujer respete y honre mi nombre; y tendré que apurar la copa de la amargura cuando mi cruel expiación me obligue a vestir el humilde sayal de la mujer.

¡Oh! Entonces… ¡Cuántas humillaciones! ¡Cuántos desvíos tendré que lamentar! Que lucha tendré que sostener para resistir el impetuoso empuje del infortunio ¡Cuán horrible será mi soledad!.. entonces iré mendigando una caricia de los pequeñitos, grano por grano de arena iré levantando mi pobre cabaña y en ella encerrando las flores marchitas de mis melancólicos recuerdos.

Hay algo mucho peor que una muerte triste, hay la prolongación indefinida del dolor, hay la justa expiación de todos los desaciertos, hay la eterna ley de las compensaciones, hay la cosecha de todo cuanto se ha sembrado; no te canses en repetirlo, mujer; es necesario que la humanidad adquiera la certidumbre y el convencimiento que no quedan impunes los atropellos y los crímenes cometidos para satisfacer torpes pasiones, preciso es poner coto a los desórdenes, porque ¡Ay! dejan una herencia terrible, dejan el patrimonio de los remordimientos.

Mis víctimas me han perdonado, no me faltan espíritus generosos que me alientan, pero me queda mi conciencia, me queda mi razón, y la una me recuerda lo que he sido, y la otra me señala la única senda que puedo seguir, ¡La de la más horrible expiación! Sé que ésta no será eterna, sé que durará lo que dure mi concupiscencia y el saldo de mi larga cuenta.

También habrá para mí días de sol, también hijos amorosos cerrarán mis ojos en la crisis suprema de la muerte, pero antes que esta época llegue ¡Cuántos remordimientos me atormentarán!

No quiero entristecerte más con mis quejas; sigue cumpliendo tu misión pagando tus deudas que muchas trajistes a la Tierra: y no te duela nunca el tiempo que empleas en transmitir el pensamiento de los que sufren, porque estos son los que enseñan el camino de la felicidad.

Jamás hemos sentido relacionarnos con los que padecen, porque estamos plenamente convencidos de lo que dice el Espíritu, que los felices son las páginas en blanco en el libro de la vida, y los que habitamos este planeta necesitamos estudiar y aprender, que por haber sido perezosos nos encontramos sin los títulos necesarios para ocupar los puestos prominentes en los cuales la dicha ofrece sus horas de plácida calma y dulce reposo al Espíritu que merece gozar de tales beneficios.

Creemos así mismo que los remordimientos son las verdaderas penas del infierno, huyamos de ellos no con oraciones rutinarias, sino con firme propósito de enmienda, y conseguiremos no la felicidad absoluta, pero si un bienestar relativo en armonía con nuestras condiciones morales e intelectuales.

¡Dichosos aquellos que quieren progresar!

 

Amalia Domingo Soler

La Luz del Camino