Amalia Domingo Soler

LA PENA DE MUERTE

                                      LA PENA DE MUERTE  Parece mentira que al final del siglo XIX aún exista en las naciones que se llaman civilizadas la pena de muerte y que acudan las embrutecidas muchedumbres al pie de los patíbulos para ver las últimas gesticulaciones de los reos, poniéndose a la misma altura los que firman las sentencias y los que acuden presurosos…

Continuar leyendo
Amalia Domingo Soler

¡CUÁNTOS HORRORES!

 ¡CUÁNTOS HORRORES! En nuestra época, una de las pasiones dominantes de los hombres pensadores es la lectura; vivir sin leer, sería vivir sin aire, sin luz, sin cielo, sin ese alimento del alma que ya Jesús juzgaba necesario cuando dijo: que no sólo de pan se alimenta el hombre. Nosotros desde la edad de diez años, sentimos esa necesidad imperiosa…

Continuar leyendo
Amalia Domingo Soler

¡CUARENTA Y CINCO AÑOS!

¡CUARENTA Y CINCO AÑOS!      Todo tiene su causa, y tu tristeza y abatimiento la tiene también; te envuelve con su denso fluido un Espíritu de sufrimiento, que no hace muchos días dejó su envoltura en esa inmensa tumba, donde las religiones no han podido encender sus cirios funerarios, ni el orgullo humano ha levantado pirámides ni mausoleos; el…

Continuar leyendo
Amalia Domingo Soler

¡LOS GRANDES DE AYER!

  ¡LOS GRANDES DE AYER!  Siempre que encuentro en mi camino alguno de esos desventurados que no tiene casa ni hogar, murmuro con profunda tristeza, con inmensa compasión: ¡He aquí un grande de ayer! Para carecer de todo, para no tener un rincón donde cobijarse, ¡Cuántos crímenes se deben haber cometido!… Esto pensé cuando leí últimamente el siguiente suelto: MUERTA…

Continuar leyendo
Amalia Domingo Soler

LOS BUENOS SACERDOTES

 ¡Hermanos míos! Veo con placer que leéis afanosos las memorias de un pobre sacerdote a quien conocéis bajo el nombre del Padre Germán; admiráis lo que vosotros llamáis sus virtudes, y que en realidad no fueron otra cosa que el estricto cumplimiento de su deber. No penséis, hijos míos, que hice nada de particular; hice lo que debían hacer todos…

Continuar leyendo
Amalia Domingo Soler

TODO ES JUSTO

  TODO ES JUSTO  Un amigo nuestro que vive actualmente en Mérida de Yucatán, nos envió un pequeño artículo necrológico que nos impresionó tristemente, hasta el punto que, preguntamos al Espíritu que generalmente nos guía en nuestros trabajos, si podía decirnos algo sobre aquel ser tan profundamente desgraciado, cuya existencia había sido tan horrible. Y nuestro amigo invisible, viendo que…

Continuar leyendo
Agujero negro
Amalia Domingo Soler

LA CIENCIA ES LA HERENCIA DE DIOS

  La razón aventaja a la revelación pasada, cuando impele al hombre al cumplimiento de todos sus deberes morales y religiosos, sociales y políticos; cuando cumple fielmente la ley del Evangelio; cuando aspira a la fraternidad universal; cuando busca en la ciencia y en la caridad los divinos atributos de Dios; cuando el hombre progresa en todos los sentidos, y…

Continuar leyendo
Ayer y hoy
Amalia Domingo Soler

!AYER Y HOY!

Siguiendo mis estudios en la gran Biblia de la humanidad, encuentro a veces seres que despiertan en mi un interés vivísimo; los miro, los contemplo, trato de intimar con ellos, hasta que consigo que me cuenten una parte de su historia, y digo entre mi: no me había engañado, este Ser es un volumen preciosísimo, se puede aprender escuchando sus…

Continuar leyendo
El sufrimiento y el amor
Joanna de Ângelis

EL SUFRIMIENTO Y EL AMOR

Antes de tomar la indumentaria carnal, objetivando el proceso reencarnacionista, solicitaste la bendición del sufrimiento como refugio de seguridad en relación a los peligros que enfrontarías. Recibiste, en razón del ministerio que deberías ejercer, una organización física muy bien equipada, portadora de lucidez mental y equilibrio emocional, a fin de que pudieras aplicar todo el fluido vital mantenedor de la…

Continuar leyendo
A una escritora
Amalia Domingo Soler

A UNA ESCRITORA

I Amiga mía; que una persona ignorante que no conozca siquiera la forma de la O, haga preguntas inoportunas e impertinentes, lo encuentro muy lógico natural, porque al olmo (como dice un refrán) no se le pueden pedir peras, ni a las zarzas espinosas blancas azucenas y delicadas violetas, de igual manera al individuo que anda en dos pies por…

Continuar leyendo
Cerrar

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies